Se ve que es inevitable para muchos estudiantes (incluso aquellos que llevan años dedicados al entrenamiento, como los que llevan solo meses), que el entrenamiento comienza a disminuir. A veces, simplemente frenan de golpe, y hay un eminente hueco donde solía haber un alumno avanzado, un poco de silencio donde antes había parado un escandaloso adolescente que golpeaba vagamente la bolsa mientras escuchaba las instrucciones.
Ningún estudiante pasa desapercibido

Hay cientos de miles de cosas que demandan nuestro tiempo, muchas fuera de nuestro control. El dinero debe ganarse, conseguir marcas/metas (laborales, academicas, etc…), estar con equipos deportivos. La familia requiere invertir su buen tiempo también, y para muchos adolescentes ir al dojo se basa en obtener el permiso y el deseo de los padres. A veces, es tan simple como una lesión que aparece, y de repente, son 2 meses fuera del tatami.

1 clase perdida se convierte fácilmente en 3. 3 clases se transforman en un mes. Luego 6. Luego un año. Y luego, hay un día cuando abrís el placard y esta tu uniforme, colgado y juntando polvo. Esperando (juzgándote en silencio). “Que sera lo que Sensei piensa?” los estudiantes se preguntan, antes de cerrar lentamente la puerta del placard. “No puedo volver después de tanto tiempo”

Oh, pero la verdad es que podes. Siempre se puede volver. el 99% de las veces, tu sensei estará encantado de verte volver. Todo lo que importa es que tengas la decisión de ponerte el uniforme e ir al dojo. Oh si, seguro hay excusas, como por ejemplo…

“Estoy fuera de estado!”
Hay poca gente en buen estado. Si la condición física seria un requisito para las artes marciales, muy poca gente se le permitiría empezar. El estado físico vuelve mucho mas rápido de lo que se piensa, y honestamente? no es tan importante.

“Que pasa si mis amigos ya no están ahí?”
Entonces podes hacer de nuevos amigos. El Dojo siempre es un flujo constante de personas, así que conocerás gente nueva y harás una nueva familia en el Dojo. He estado en varios dojos, algunos por mudanza y convertirme en Deshi, y sé que rápidamente encontraras buenos compañeros de practica y en tu misma onda.

“Nunca le dije a Sensei porque me fui”
Mira, muy pocos instructores son suaves y tiernos adornados por un atrapasueños. Pero tu Sensei es humano (muy probablemente) y seguramente no tenga guardado resentimiento. (Aviso: No puedo hablar por todos los instructores). Simplemente vuelve al Dojo (Comprar chocolates ayudaría bastante), pide perdón y pide permiso para entrenar de nuevo. Molesta el hecho de pedir, pero es muy doloroso cuando los estudiantes desaparecen y las llamadas, los mensajes de texto y los mails no son respondidos.

“No puedo recordar todo”
No estas empezando de desde cero. Todo lo que aprendiste esta en algún lugar de tu cabeza. Solo se necesita pequeños recordatorios y quitarse el oxido, y las cosas volverán a fluir. Un hombre sabio llamado James Clear dio un gran consejo de Fisica “Las cosas sin influencia están quietas, pero las cosas puestas en movimiento tienden a mantenerse en movimiento”

Perder el momentum/impulso es la causa principal de fallar en los hobbies, talentos, sueños y proyectos. Tratando de ir por metas muy grandes, solemos olvidar que se llega a través de miles de pasos pequeños. Un cinturón negro es solo la suma de cientos de clases, no de un talento especial. Uno no tiene que hacer cosas fabulosas, uno simplemente tiene que ir a clase en la semana. Todas las clases que puedas, excepto cuando realmente no puedas.

Si tenes un virus, estate lejos del Dojo. Si tenes un examen mañana, estudia. Un gran evento familiar? Incluso Chojun Miyagi (Maestro de Karate) creía que la familia es lo primero. Pero… Cansado? Ocupado? Pero no tan ocupado como para mirar 2 episodios más de Game of Thrones? Ponete el uniforme y anda al Dojo!

Articulo original —–> https://zoehinis.com/2016/08/13/returning-to-the-dojo/